· 

Encimeras de cocina: protagonistas del espacio

El material y el diseño de la encimera influye de forma decisiva en la funcionalidad y estética de nuestra cocina. Podemos llegar a invertir hasta el 20% de nuestro presupuesto en la encimera de nuestra cocina.

 

La gran variedad de materiales, estilo y precios complican la elección pero como contrapartida, el creciente número de opciones también ayuda a solucionar diferentes necesidades estéticas y funcionales de cada proyecto. La primera pregunta que debemos hacernos es el tipo de trato que recibirá la encimera concretamente: ¿le daremos uso intenso? ¿Apoyaremos menaje pesado a alta temperatura? ¿Recibirá desbordamientos de agua o salpicaduras de grasa? Y alguna que otra pregunta más que podemos hacernos para una elección óptima. 

 

 

No es lo mismo una casa con niños y niñas pequeños donde se cocina bastante, que un hogar unipersonal en el que su dueño o dueña suele comer o cocinar de forma menos habitual. En el primer caso, no esperaremos a que los niños traten con igual consideración una encimera que una persona adulta. En las familias con niños y niñas pequeños, será casi diario el derramamiento de líquidos y las huellas grasientas sobre la pulida superficie… Así que en este caso el material de la encimera debe ser resistente, hidrófugo y de fácil limpieza.

 

Los materiales

Existe una amplia gama de materiales naturales y artificiales que se utilizan en la construcción de encimeras de cocina. Destacan los diseños en piedra y madera. Los creados por el hombre son el resultado de procesos de fabricación e ingredientes muy diferentes. Podremos encontrar desde cristal hasta conglomerados minerales, laminados, resinas, micro cementos, acero o piedras porcelánicas.

Lo ideal es reservar las opciones más resistentes para las zonas conflictivas (cocción y lavado), mientras que para las de almacenamiento o encimeras para comer, son ideales las maderas naturales que además aportarán calidez al ambiente.


  • Maderas: normalmente se utilizan maderas macizas como roble, haya, nogal o fresno, que pueden estar protegidas por un barniz de poliuretano o un acabado aceitado. También contamos con las versiones alistadas, que resultan de la unión de pequeños listones encolados y también pueden ser pulidas varias veces durante su vida útil para conservar un aspecto impecable.
  • Laminados: en función del acabado son más o menos resistentes a la abrasión. El mantenimiento pasa por asegurarse un perfecto aislamiento en cantos y juntas, a base de silicona, para evitar que el agua penetre en su interior.
  • Compactos de cuarzo, resina y cristal: suelen contar entre sus ingredientes con un 94% de cuarzo natural, resinas poliméricas y cristales. Son resistentes y se muestran inalterables al desgaste diario.
  • Compuestos de resinas acrílicas: se pueden moldear con el calor. Por ello, permiten realizar el fregadero y la encimera en una sola pieza continua sin juntas visibles. Son de fácil limpieza y las manchas no penetran en una superficie sin poros.

  • Compuestos de resinas sintéticas: están fabricadas con dióxido de aluminio y fibra acrílica, lo que da lugar a un material sin poros y fácil de limpiar. Fácil limpieza con los detergentes básicos utilizados habitualmente en la cocina. Podemos encontrar una amplia gama de colores.
  • Microcemento: se suelen utilizar mucho en cuartos de baño, pero son totalmente válidos para cocinas. Permiten integrar el lavabo y realizarlo en el mismo material. Es importante mantener la capa superficial en perfecto estado y se limpian fácilmente con detergente neutro y agua.
  • Porcelánicas: se construyen con sustancias minerales cocidas a más de 1200ºC. No cambian de aspecto con el calor, ni con los derramamientos de líquidos ni el desgaste diario. Pueden instalarse en paneles de grosor muy reducido.
  • Acero inoxidable: es una de las aportaciones de las cocinas de restauración. Algunos fabricantes realizan estas piezas totalmente a medida y con los elementos como placa de cocción, fregadero, escurridor, etc integrados en la encimera.
  • Cristal: junto a las puertas de cristal coloreado o lacado aparecen las encimeras a juego. Aconsejamos elegir solamente los tipos que demuestren probada resistencia a las altas temperaturas y a los golpes.

¿Qué puede costarme una encimera de cocina?

Los precios de las encimeras suelen oscilar entre los 70€ por metro cuadrado hasta más de 400€. Esto puede suponer que una encimera media de 5 metros cuadrados de una cantidad de 200€, puede costarnos unos 1000€. Debemos contar con extras como orificios para placas de cocción, fregadero, grifería y la posterior instalación en nuestro hogar.

 

Los que se decidan por modelos de melamina postformada, que resulta la opción más económica, pueden destinar una buena parte del presupuesto de la reforma a renovar ciertos electrodomésticos, por ejemplo, aunque deben de observar cuidados especiales para que se mantenga como el primer día durante muchos años. 

 

Los materiales que resisten el calor, la acción del agua y otras agresiones propias de este espacio, son los tipos de granito más resistentes y algunos conglomerados minerales de nueva tecnología.





Quizás te interese...

Escribir comentario

Comentarios: 0