· 

Qué debes tener en cuenta si vas a reformar tu hogar | Parte 2 |

Seguimos con algunos consejos prácticos que te pondrán en orden algunas ideas si estás pensando en reformar tu vivienda. En la primera parte hablábamos de instalaciones de gas natural, agua y electricidad y algunas ideas para ventanas y marcos, sistemas de apertura, etc. Puedes leerlo aquí.

Una puerta para cada estancia

La cocina y el baño necesitan diferentes grados de intimidad. Tampoco se requiere la misma independencia visual en los baños en suite que en los situados en un pasillo o distribuidor. El material, estilo y sistema de apertura son otros aspectos a tener en cuenta.

 

El espacio disponible, nivel de privacidad que se desea y opacidad necesarios en cada estancia, determinarán el tipo de puerta a elegir para independizar nuestras cocinas y baños.

 

Aunque la tendencia actual es eliminar las máximas barreras arquitectónicas posibles, derribando tabiques y sustituyendo puertas por arcos abiertos o fundiendo espacios, las puertas de paso constituyen un elemento clave a la hora de garantizar la privacidad y recogimiento en ciertas pares de la vivienda. En la cocina, además, impide que los olores y vapores al cocinar se extiendan por el resto de la vivienda.

 


 

Para separar la galería y otros espacios abiertos de la cocina, los modelos de aluminio resultan muy prácticos al ofrecer estanqueidad, facilidad de mantenimiento y resistencia a la humedad. También dejan pasar la luz procedente del exterior. 

 

Cuando deseamos una estrecha relación entre la cocina y el comedor-salón contiguo, es una opción ideal elegir puertas correderas de cristal o marcos de madera y plafones de cristal al ácido, que pueden sustituir parcial o totalmente al tabique divisorio, sin interrumpir el paso de luz. Los cuartos de baño en suite se pueden independizar por puertas de cristal al ácido para aprovechar la luz natural procedente de la habitación, sin renunciar a la intimidad.

 

Los diseños en madera aíslan mejor de la luz y el ruido y son ideales para estancias de trabajo o descanso. Las de frentes robustos y lisos suelen fabricarse en haya, roble, arce o en maderas exóticas como el wengué o el iroko; las molduras suelen ser lacadas en diferentes colores o de maderas más clásicas. En los espacios reducidos, las puertas correderas con sistemas especiales que discurren por el interior del muro, proporcionan casi medio metro más a la hora de distribuir el mobiliario y equipamiento de la estancia.


Pavimentos cerámicos: con los pies en el suelo

Las últimas colecciones cerámicas nos presentan nuevas propuestas: un paseo por la tradición, originales mezclas o espacios unificados bajo un mismo estilo que se alternan con opciones decorativas muy opuestas.

 

Las viviendas abiertas y con distribuciones flexibles pueden utilizar el pavimento para unificar espacios o para diferenciarlos. Las composiciones que zonifican o las grandes piezas dispuestas a ampliar ópticamente el espacio, son dos de las opciones más actuales. Los grandes formatos cerámicos que rememoran minerales se presentan como la opción para establecer estilos limpios y seremos al servicio de la luz. Este estilo crea sensación de continuidad y unicidad a nivel estético. No existen divisiones, los límites se difuminan y las piezas se conectan entre sí creando un ambiente de fusión indivisible. Estas piezas cerámicas mantienen la esencia del material pétreo, enfatizado sus vetas.

 

La intensidad y el contraste en la propuesta de las colecciones cerámicas para crear escenarios eclécticos y llenos de sofisticación. Utilizan para ello piezas maestras que definen ambientes de excepción con un vibrante cromatismo basado en los colores esenciales del lujo: negro y dorado.

 


 

Vuelven las piezas que mantienen el legado de diferentes estilos y épocas. Los mosaicos geométricos de los pavimentos de los años 60 y 70 se recuperan para introducir un estilo vintage, con un diseño atractivo y adaptado a la actualidad, lleno de vitalidad y variando sobre las líneas clásicas más recurrentes.

 

Se conjugan cerámicas clásicas con ambientes contemporáneos, elementos tradicionales adaptados a un lenguaje moderno. Las inspiraciones en madera combinan a la perfección con los colores del momento, como los azules y violetas, gracias al contraste. El juego con la colocación de las lamas cerámicas, imitando diferentes tipos de madera, potencian la sensación de naturalidad a todo el conjunto.

 

Se exaltan los detalles mínimos en las baldosas, especialmente si tienen una cierta inspiración en la piedra y sus variantes. Se subrayan las vetas muy finas que reflejan el estilo depurado, fresco e intimista, diseñado para espacios luminosos y amplios. Estas piezas de cerámica, utilizadas en pavimentos, destacan por sus posibilidades al ser muy versátiles y adaptables a cocinas, salones, baños y terrazas.


El look industrial

La funcionalidad estética de los materiales se reinventa en las nuevas tendencias cerámicas. Se plantean soluciones imaginativas para espacios de interior que usen piezas de inspiración tradicional adaptadas a nuestro tiempo. Los grandes formatos toman el aspecto del cemento para crear ambientes oníricos y crudos. Las últimas líneas en interiorismo recurren a piezas cerámicas habituales en zonas exteriores para evocar interiores sorprendentes visualmente.

 



La variedad de propuestas de las últimas colecciones nos ha permitido explorar la libre disposición de las piezas, que se combinan para ganar dinamismo y formar composiciones sugestivas, casi hipnóticas. Corrientes como el Art Decó, el Cubismo, el Futurismo o en Art Pop inspiran las propuestas y juegan con la percepción visual y los efectos ópticos. Se trata de diseños geométricos dispuestos a descubrirnos otra dimensión en suelos y paredes. El negro retorna como inspiración para los revestimientos y pavimentos cerámicos en el baño, buscando configurar espacios elegantes, con distinción.

 

 

Tras el paso del neobarroco o la suntuosidad de la playa y el oro, que el sector cerámico expresó en forma de colecciones palaciegas, se recuperó el gusto por productos de corte más clásico, sofisticados y sencillos. Se trata de una tendencia claramente relacionada con el lujo, y se inspira en los materiales identificados con la opulencia y la riqueza: metales nobles, piedras semipreciosas, mármoles de veta muy marcada… Esto se combina con otras opciones más neutras en las que la vista descansa para conseguir conjuntos de gran valor estético y decorativo. Es una tendencia refinada y en la que los balances cromáticos de las superficies son importantes.





Quizás te interese...

Escribir comentario

Comentarios: 0