· 

Qué debes tener en cuenta si vas a reformar tu hogar | Parte 1 |

Antes de comenzar las tareas de demolición es imprescindible tener perfectamente planificadas todas las cuestiones relacionadas con la reforma: desde los permisos y las modificaciones a realizar, hasta el tipo de iluminación, los muebles, sanitarios y complementos para cada estancia. Por desgracia, hemos de ser conscientes que casi siempre empezamos la renovación del suelo por el tejado y la del techo por el pavimento. Nos referimos con esto a que casi siempre ocurre que cuando tenemos la casa desmontada y a los operarios trabajando, descubrimos que los sanitarios aún tardarán varias semanas en llegar, las cerámicas no disponen de stock o los muebles de cocina se fabrican bajo riguroso pedido. Es entonces cuando los constructores nos dicen que la obra no puede pararse bajo ningún concepto y que mejor ser previsor o conformarse con lo que nos sirvan. Evitar este tipo de situaciones es sólo una cuestión de disponer de la información adecuada a la hora de llevar a cabo tu reforma. Para ello, hemos creado esta guía de reformas para que tengas claro todos los puntos que tendrás que tener en cuenta a la hora de llevar una reforma en casa.


Gas natural

El gas natural sigue siendo la energía de suministro continuo más barata que existe. Con ella podemos disfrutar de agua caliente, calefacción o alimentar algunos de los aparatos domésticos con garantía de limpieza y confort.

 

A la hora de disfrutar de gas natural en la vivienda lo primero que debemos comprobar es si nuestro edificio cuenta con las canalizaciones exigidas para que el gas sea conducido desde la red distribuidora hasta las instalaciones independientes de los pisos, lo que se conoce como Instalación Receptora Común o IRC. Si se trata de una construcción independiente basta llevar a cabo la Instalación Receptora Individual (IRI) para conectarla directamente con la red de distribución.

 

 

¿Quién puede instalarlo?

Las empresas autorizadas son las únicas que pueden instalar gas natural y extender el boletín pertinente. A veces los consumidores recurren a empresas no autorizadas para abaratar costes, pero cuando desean contratar Gas Natural la comercializadora les exige un boletín que certifica que la instalación cumple con las medidas de seguridad estipuladas por la ley y que estas compañías no pueden extender. Este certificado es obligatorio si se realizan construcciones nuevas, cambios en la original o antiguas instalaciones que nunca han sido dadas de alta.

 

Las placas de gas

Las actuales placas a gas admiten todo tipo de recipientes, detectan posibles averías y representan un ahorro energético respecto a otras opciones. Los sistemas de seguridad cortan automáticamente el suministro de gas para evitar fugas en caso de la llama se apague por error y muchas de ellas disponen de encendido automático para mayor comodidad. Se presentan en numerosas opciones en cuanto a diseño para encajar en diferentes estilos.

 

 

 

Ventajas

  • No se agota el suministro, como en el caso de las bombonas.
  • Las calderas de gas proporcionan agua caliente continua y de forma inmediata. Sin embargo, los termos eléctricos necesitan un tiempo de calentamiento y tienen una capacidad limitada, en función a su tamaño.
  • El precio de kW/h es inferior al de otras propuestas energéticas.
  • No necesita espacio de almacenamiento para bombonas o tanques, como otros tipos de energía.

La instalación de agua

La instalación debe garantizar la salubridad del agua, la seguridad del circuito y la presión de salida adecuada para el buen funcionamiento de griferías y aparatos domésticos. 

 

El agua potable llega a cada vivienda a través de la acometida y se reparte por las diferentes estancias a través de la instalación particular de la casa. Esta debe ser realizada por un instalador autorizado y consta de:

 

  1. Un tubo ascendente o montante, que une la salida del contador con la instalación interior particular
  2. Una llave de paso instalada sobre el tubo ascendente para que cada abonado pueda cerrar su instalación particular
  3. Una derivación particular para dificultar el retorno del agua
  4. Y una derivación del aparato, que conecta la derivación particular o una de sus ramificaciones con el aparato correspondiente.

 

 

Las tuberías

Deben sustituirse las cañerías siempre que no sean resistentes a la corrosión, presenten incompatibilidad electroquímica entre ellas o se encuentren en mal estado. Las nuevas deben resistir temperaturas de hasta 40º y no deben favorecer la migración de sustancias potencialmente nocivas.

 

Las mejores opciones son las tuberías de cobre o PVC, mientras que las de plomo están a punto de desaparecer. Los materiales que se empleen no deben modificar la potabilidad, el olor, el color, ni el sabor de agua.

 

 

 

Los sifones en perfecto estado

Los sifones son los encargados de evitar la entrada de malos olores desde los desagües hasta la vivienda, pero si no se mantienen correctamente pueden ser ellos los causantes de estos malos olores. Para prevenirlo debemos mantener los sumideros libres de residuos. En los sifones a menudo se acumulan restos orgánicos que se compactan con la cal y pueden producir atascos. Para limpiarlos se recomienda utilizar un buen limpia-cañerías y ayudarse con desatascadores manuales. 

 

Los sifones secos dan paso a los gases del desagüe y para evitar su salida basta con dejar correr el agua para que se vuelvan a llenar y puedan volver a cumplir su función.

 

 

 

Retorno de agua y colores

  • Para evitar el retorno del agua sucia a la red de suministro, pueden habilitarse grifos de vaciado que sirvan para cualquier tramo de la red.
  • No deben conectarse las instalaciones de suministro de agua a las de evacuación.
  • Los propios aparatos también impedirán el regreso del agua utilizada. Las bañeras, lavabos, bidés, fregaderos, o, incluso, los rociadores de ducha manual, tendrán incorporado un dispositivo antirretorno.
  • La misma norma se aplica a las instalaciones que dispongan de un sistema de tratamiento de agua.

Las instalaciones eléctricas

Los cambios que se producen con una reforma pueden aumentar las necesidades eléctricas y cambiar la ubicación de los puntos de luz y tomas de corriente. Actualizar o renovar la instalación de electricidad de nuestro hogar nos permite ganar en seguridad y confort.

 

A la hora de plantearse el tipo de instalación que necesitaremos, debemos conocer la ubicación de cada electrodoméstico y la situación de las luces cenitales y auxiliares. También calcularemos los kilowatios necesarios y valoraremos la necesidad de contratar más potencia si pensamos incorporar más aparatos o sistemas electrónicos durante la reforma.

 

El mínimo nivel de contratación es de 3000W y admite aparatos de alumbrado, pequeños electrodomésticos, frigorífico y televisor. El grado medio es de 5000W y permite, además de todo lo anterior, lavavajillas, lavadora y cocina. Por último, el grado elevado de 8000W se recomienda cuando existe placa vitrocerámica, aire acondicionado y aparatos de calefacción eléctricos.

 

En este artículo os hablamos de cómo intentar ahorrar en nuestras facturas de luz, tipos de contadores...

Cocinas

Se establecen cuatro circuitos diferentes, cada uno con su diferencial. Nos referimos a:

  1. circuito de alumbrado
  2. de horno y cocina
  3. lavadora y lavavajillas
  4. y circuito de tomas de corriente de fuerza

Algunas tomas son estándar y otras, de fuerza para alimentar aparatos de mayores dimensiones. Estos circuitos están controlados por unos dispositivos llamados PIAS (pequeños interruptores automáticos), que saltan y se desconectan cuando hay una sobrecarga o cortocircuito. Todos ellos están a su vez controlados por un interruptor general de potencia. Cuando se produce una avería por cortocircuito o fallo eléctrico en la cocina es probable que salte el interruptor del aparato en que se ha detectado esa anomalía, o directamente, el general.

 

  • La potencia contratada es un valor comercial que nosotros decidimos, pero debes tener en cuenta que cuando los sobrepases, el ICP de la compañía cortará el suministro.
  • La toma a tierra se emplea en las instalaciones eléctricas para evitar el paso de corriente al usuario por un fallo de aislamiento de los conductores activos. El cable a tierra se identifica por su aislante de color verde y amarillo.
  • En la mesa de trabajo conviene disponer de diversos puntos eléctricos que nos permitan utilizar los pequeños aparatos eléctricos con comodidad en diferentes zonas funcionales.

 

Descargas en aparatos

Si durante el recorrido, el cable conductor se encuentra dañado en su aislamiento (cable pelado) y contacta con la carcasa metálica de un aparato doméstico, la corriente pasará por la carcasa hasta el usuario. Estos se llaman contactos indirectos y se producen porque hay corriente donde no debería.

 

El baño

La presencia constante de agua en el baño de nuestro hogar, obliga a seguir unas estrictas normas de seguridad a la hora de ubicar los puntos de luz, aparatos eléctricos y tomas de electricidad. La normativa vigente establece la prohibición de colocar enchufes, interruptores y aparatos de iluminación a menos de 2,25 metros de altura y a 1 metro de distancia de la bañera o la ducha (excepto los enchufes protegidos). Los enchufes tienen que estar a una altura mínima de 1,10 metros para evitar cualquier contacto con el agua. En las instalaciones antiguas las tomas a tierra descartarán posibles descargas eléctricas.

 

En el recinto de baño o ducha sólo se recomiendan diseños estancos, que pueden emplearse incluso debajo del agua. Por otra parte, todos los focos destinados al cuarto de baño deberán ser modelos cerrados, con pantallas de protección especiales que no provoquen daños ni se fundan o estallen.


Ventanas discretas y prácticas

A la hora de elegir una ventana, tendremos en cuenta el uso de la estancia, su orientación y la exposición al ruido y a la luz solar. El sistema de apertura dependerá del hueco disponible frente a ella y de las necesidades funcionales del espacio. 

 

Las ventanas son las responsables de un porcentaje importante de las pérdidas de calor (33%) en invierno y las ganancias en verano (75%). Para evitar este derroche debemos conocer el comportamiento de cada tipo y material. Un marco de material aislante con doble acristalamiento, por ejemplo, reduce el gasto energético hasta en un 50% al minimizar las pérdidas entre interior y exterior.

 

Los materiales

Los marcos pueden ser de madera, PVC, aluminio, acero o hierro.

  • Los marcos de madera en ventanas proporcionan altas prestaciones en cuanto a aislamiento térmico, pero necesitan mantenimiento continuo, y al tratarse de una materia viva, está sujeta a cambios y puede resultar menos hermética con el tiempo.
  • EL PVC se trabaja con perfiles huecos con dos o tres cámaras que consiguen un comportamiento térmico de alta calidad. Pueden adoptar varios colores o imitar fielmente el aspecto de la madera.
  • El aluminio no necesita mantenimiento y su perfilería es de las más estrechas, lo que posibilita una mayor entrada de luz, excepto las que incorporan Rotura de Puente Térmico.

 

Sistemas de apertura

  1. Corredera: no necesitan espacio frente a ellas y las hojas no obstaculizan el ángulo de barrido. Como contrapartida, solo permiten la apertura de la mitad del vano, son difíciles de limpiar y resultan menos herméticas.
  2. Batientes: la parte superior de la hoja se desplaza hacia el interior. Recomendadas para baños y garajes.
  3. Practicables: apertura lateral de las hojas hacia el interior. No deben tener delante ningún obstáculo que limite la apertura. Son herméticas.
  4. Pivotante: la ventana gira alrededor de un eje central. Se usa mucho en buhardillas y tejados.



Quizás te interese...

Escribir comentario

Comentarios: 0