· 

Consejos para cambiar tu casa sin reformas

Sabemos que las palabras reforma y/o obra a veces nos hace temblar. Nos imaginamos el caos de derribar muros, reubicar paredes, cambiar mobiliario o tener que prescindir de tu vivienda durante semanas (o meses) nunca es plato de buen gusto. 

Es muy posible que puedas conseguir hacer tu hogar mucho más acogedor sin necesidad de obras (por el momento). El truco está en saber aprovechar el espacio y jugar con los elementos decorativos que tenemos a nuestro alcance.

Te queremos contar algunos trucos con los que convertir casi cualquier estancia en un lugar diferente, y mucho más acogedor.


Muebles bajos, sensación de altura.

Aquellas casas de antaño con altos techos no suelen acompañarnos a estas alturas de siglo. Si eres de los desafortunados que su casa no va sobrada de margen y no llega a los dos metros y medio, puedes subsanar esta pequeña falta con mobiliario bajo. Juega con la amplitud y anchura de los muebles y conseguirás que tus techos parezcan mucho más altos. Esta ilusión óptica es realmente práctica en estos casos.



Ventanas y cortinas a todo color

Dale un toque de color a tus cortinas y juega con tonalidades de azul, verde, amarillo y naranja, así cuando la luz incida sobre ellas, puede proyectar con más energía sobre el resto de tu estancia.

La misma teoría nos vale para los marcos de las ventanas: si apuestas por contrastar los colores de ventanas y cortinas, aportarás luminosidad fácilmente.



Destaca lo destacable

Valga la redundancia de nuestro titular, es una cuestión muy realista. A veces usamos demasiado la lógica: mesas de salón demasiado centradas y sillas rodeándola, sofás alrededor de la televisión, y mesas bajas. Rompe con la rutina del hogar y dale una vuelta a tu casa. Piensa qué elementos quieres resaltar, sea el mueble que sea, y ofrécele un puesto principal en el espacio. Rescata ese baúl heredado, o esa estantería tan bonita y aporta carácter a tu casa rompiendo con las normas.

 



Espejito, espejito…

Ya nos pronunciábamos seguidores de los espejos en este artículo, y es que este elemento es uno de nuestros grandes aliados en la decoración. Puedes, por ejemplo, usar espejos grandes para aportar mayor amplitud a una estancia. Procura que lo que se refleje sea algo destacable como una bonita lámpara, el sofá…

 



Un sofá, un triunfo

En piel, algodón o poliéster; en señoriales colores profundos, suaves, o alegres y divertidos. Dale el toque que decidas pero escógelo con mimo porque el sofá es el rey del salón. Son un elemento útil que, además de brindar una gran comodidad, imponen presencia en los espacios y agregan un mayor interés a la decoración del espacio.


Mismo color, diferentes texturas

Siempre hay que buscar colores que reflejen bien la luz y aporten amplitud. El blanco sigue siendo el rey de nuestras paredes, pero cada vez  pierde más propiedades respecto a añiles, verdes o amarillos. Sea como fuere, una buena solución para que tu eterna casa blanca luzca distinta es combinar los complementos con diferentes texturas. Prueba a introducir telas, cortinas u otros muebles en tonos distintos del mismo color, permitiendo que el intervalo de estos cambie el sentido de la habitación.

 



Cristales y baño, una (casi) obligación

Lo primero que debe tener todo baño en esta vida es un pestillo, y ya partiendo de esa base puedes permitirte jugar con la luz y el espacio en ellos. El caso más claro es el de prescindir de cortinas de ducha, o de mamparas opacas. Los cuartos de baño suelen ser uno de los espacios más pequeños de la casa, y también los menos luminosos, por esta razón te aconsejamos que prescindas de hacerlos más pequeños con cortinas o mamparas.

En este caso, según nuestro criterio, lo mejor es apostar por mamparas completamente transparentes y jugar con las dos alturas del cuarto, prescindiendo –si la casa lo permite- de bañeras o dejando éstas con una altura no superior a las rodillas. Gracias a esto aumentarás la percepción visual sin tener que gastar mucho dinero.

 



La importancia del hall

Llámalo hall, llámalo recibidor, pero déjalo bonito. Esta parte de la casa, la primera por la que pasaran tus invitados, es en ocasiones la más maltratada. Utilizable como perchero, zapatero o en el peor de los casos, como cuarto de los animales, hace siempre de puerta de entrada a tu hogar. 

Te recomendamos apostar por plantas, algún mueble que incluya espejo y pueda ofrecer funcionalidad en sus cajones, ya sea para dejar llaves, linternas o cualquier tipo de cosa que no sepas poner en el resto de la casa.

 




Te puede interesar...

Escribir comentario

Comentarios: 0