· 

2018 y la construcción sostenible

El planeta se queja a menudo. Se queja del trato recibido por los humanos en los últimos años, de los residuos que hemos desechado en él y de la poca concienciación ambiental que han presentado generaciones pasadas. Afortunadamente, en los últimos años, el humano ha elevado el nivel de conciencia en cuanto a la conservación ambiental.

 

Existen innumerables factores que afectan el medio ambiente, y para cada uno de estos problemas se han planificado y desarrollado soluciones que pueden ayudan a mejorar la calidad de vida del ser humano. Muchas de estas soluciones están orientadas a la construcción de viviendas que tienen relación con el desarrollo y puesta en marcha de la arquitectura sostenible.


¿Te imaginas que en tu casa no tuvieras que pagar por servicios como el agua o la electricidad?, no es un mito; actualmente, es una gran realidad gracias a las nuevas tendencias de la arquitectura orientadas a las construcciones ecológicas y de bajo coste de mantenimiento.

 

Las casas bioclimáticas son una de las mejores y más impactantes propuestas para garantizar una convivencia más armónica en nuestro planeta. Nuestro ingenio nos ha destruido lentamente con el paso de los años, deteriorando el medio ambiente, pero ahora, es momento de revertir los daños, usando ese mismo ingenio.

 

Estamos seguros de que este 2018, la arquitectura sostenible seguirá ganando terreno y se posicionará como una cuestión obligatoria tanto en nueva construcción como en rehabilitación.

Os presentamos 5 tendencias que despuntarán en este ámbito:

 

1. Fomentar la iluminación natural

 

Este es uno de los factores que más condicionan el diseño arquitectónico y constructivo de cualquier edificio, y es un recurso que hay que gestionar coherentemente. La Luz natural es un elemento muy apreciado por todos, ya que aporta muchos beneficios en cuanto a bienestar y eficiencia energética.


2. Reducir las necesidades energéticas

Este es uno de los principios más importantes en este área. A través de sistemas de aislamiento exterior, diseño de huecos optimizados por orientaciones, protecciones solares y sistemas de ventilación por recuperación de calor conseguiremos reducir las necesidades energéticas de calefacción y refrigeración hasta en un 75%.


3. Domótica

La interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, además de mejorar el confort en la vivienda, contribuye a la reducción del consumo de energía, aprovechando todo lo posible los recursos naturales de los que disponemos y aúna avances tecnológicos con las facilidades que nuestro entorno nos ofrece. El hogar conectado nos permite incorporar las instalaciones para que puedan funcionar de manera conjunta e integrada. Por ejemplo, gracias a las técnicas del hogar conectado, en climatización y calderas, podemos programar mediante el uso de un termostato. De esta manera, podemos apagar o encender la caldera mismamente desde el teléfono móvil, lo que nos permitirá ahorrar energía. Lo mismo ocurre con las persianas y toldos, u otras aplicaciones. 


4. Eliminación de puentes térmicos

Los puentes térmicos son zonas donde se rompe la superficie aislante, produciendo fugas de temperatura. Un aislamiento adecuado nos previene de fugas de temperatura. La transmisión de energía no se da únicamente en elementos generales como la pared, se producen pérdidas energéticas o por el contrario, ganancias no deseadas, en muchos puntos de la obra como esquinas, juntas o ejes. Para construir sin puentes térmicos es básico no interrumpir nunca la capa de aislamiento; y si se interrumpe, habrá que emplear un material con mayor resistencia térmica. 


5. Reutilización de materiales

Hay infinidad de materiales de construcción que se pueden reciclar; desde materiales sostenibles como pizarra, piedra, y madera, a otros como el aluminio, hormigón y diferentes tipos de plásticos. Usando estos materiales ahorraremos dinero, recursos y conseguiremos disminuir la huella ambiental. 



Escribir comentario

Comentarios: 0