· 

¿Puedo dividir mi casa en dos? (Actualizado)

Debido al gran número de visitas que hemos tenido y la gran cantidad de preguntas sobre la posibilidad de dividir (o segregar) una casa en dos sobre este artículo que escribimos originalmente el 13 de diciembre de 2015, vamos a actualizar y ampliar la información sobre este tema para que nuestros lectores queden mejor informados.

 

1.    Vamos a estructurar las respuestas de la futura división de la propiedad dependiendo si incluye una parcela, una vivienda individual, un apartamento o una combinación de algunas de estas circunstancias.

 

      1. ¿División o segregación de parcela o terreno?

Lo primero es tener claro si se quiere segregar o dividir el terreno, finca o parcela Téngase en cuenta que la segregación supone separar un parte de una finca registral estableciendo una nueva más pequeña: en este caso quedaría la finca matriz u original pero más pequeña y la parcela segregada. Hay que tener en cuenta que fiscalmente se tributa por el valor sólo de la finca segregada, que suele ser la más pequeña.

En una división, una finca original registral se divide en dos nuevas fincas registrales o más, y por tanto desaparece la finca matriz. Fiscalmente esta operación tributa por el valor total de la finca original.

En ambos casos el Impuesto que grava la operación es el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que varía dependiendo de la Comunidad autónoma donde se encuentre la finca: pero está alrededor del 1 o 1,5% del precio declarado.

Pero antes de proceder a realizar la segregación o división de la finca se debe comprobar el planeamiento vigente de la finca en cuestión. Para eso se debe visitar el departamento de urbanismo de la localidad e indagar si la parcela más pequeña segregada o divida cumple con la “parcela mínima” que marque el Plan General de la localidad.

También habrá que tener en cuenta los accesos a vía pública, ya que no se puede vender una parcela que no tenga acceso a una vía pública, de ser así el propietario de la parcela original deberá prever un vial a través de su terreno para este menester. Asimismo, se debería tener en cuenta el futuro acceso a las infraestructuras de agua, electricidad y saneamiento si no se tiene en el momento de la segregación o división ya que las zanjas para llevar estos servicios ocupan un espacio y tendrán que pasar por algún sitio.

 

En caso que la parcela firme parte de una urbanización y se cumpla con la parcela mínima explicada arriba también se deberá pedir permiso a la comunidad de propietarios.

 

2. Dividir una casa en dos.

Antes de dar el primer paso, se debe comprobar la normativa de la comunidad autónoma, en concreto, la Ley de habitabilidad o de espacios mínimos de una vivienda (cada comunidad autónoma tiene sus propias leyes respecto a los requisitos mínimos para que una vivienda sea una vivienda. Estas normas establecen los criterios de habitabilidad mínimos, en cuanto a estancias y tamaños, que debe cumplir una vivienda para ser habitada. Ver aquí mi artículo ¿Cuál es el tamaño mínimo legal de una vivienda en España? 

 

No todo termina aquí también hay que analizar las ordenanzas locales del ayuntamiento. Asimismo, es conveniente averiguar por parte del administrador de la comunidad de vecinos si la casa forma parte de un edificio o urbanización. como entiende él/ella la aplicación la Ley de Propiedad Horizontal a tu caso. Es importante saber que tanto la Ley del Suelo como la Ley de Propiedad Horizontal exigen una autorización administrativa para dividir la vivienda. Esta autorización es concedida por el órgano correspondiente que en la mayoría de los casos si la vivienda está ubicada en una zona urbana corresponde al ayuntamiento. Si la vivienda se encuentra en zona no urbanizable o urbanizable, antes conocido como suelo rústico en cuyo caso le corresponde también a la comunidad autónoma donde se ubique la vivienda y al propio ayuntamiento que normalmente tramita la solicitud a la comunidad autónoma.

Cuando la vivienda forma parte de un edificio, es necesario tener, además, el permiso de la comunidad de propietarios para realizar la división. La Ley de Propiedad Horizontal exige el acuerdo de las 3/5 de los propietarios, que representan al menos 3/5 partes de las cuotas de participación, para aprobar la división de la vivienda.

La Ley de Propiedad Horizontal fue modificada y eliminó el requisito de la unanimidad. Actualmente, es necesario el voto de las 3/5 partes de la comunidad (Art. 10.3B)”, salvo que sea “a consecuencia de la inclusión del inmueble en un ámbito de actuación de rehabilitación o de regeneración y renovación urbanas en cuyo caso tendrá carácter obligatorio (Arto. 10.1E)”.

El artículo 10.3 de la LPH estipula que un intento de aportar claridad a este denso apartado, que se requiere autorización administrativa, en todo caso, para lo siguiente:

La constitución y modificación del complejo inmobiliario a que se refiere el artículo 17.6 Ley de Suelo. El art. 17.6 Ley del Suelo, la cual establece que la constitución y modificación del complejo inmobiliario deberá ser autorizada por la Administración competente donde se ubique la finca. Es requisito indispensable para su inscripción que al título correspondiente se acompañe la autorización administrativa concedida o el testimonio notarial de la misma.

 

Sin embargo, no será necesaria dicha autorización en los supuestos siguientes:

A) Cuando el número y características de los elementos privativos resultantes del complejo inmobiliario sean los que resulten de la licencia de obras que autorice la construcción de las edificaciones que integren aquel.

B) Cuando la modificación del complejo no provoque un incremento del número de sus elementos privativos.

Se requiere también autorización administrativa para la división, segregación, agregación y agrupación de pisos o locales y la construcción de nuevas plantas y cualquier otra alteración de la estructura o fábrica del edificio, incluyendo el cerramiento de las terrazas y la modificación de la envolvente para mejorar la eficiencia energética, o de las cosas comunes, cuando concurran los requisitos a que alude el artículo 17.6 Ley de Suelo.

 

Esta reforma ha supuesto la derogación expresa del artículo 8 que exigía el consentimiento de los titulares afectados y la aprobación de la junta de propietarios que tenía que distribuir las cuotas sin alteración de las demás.

Ahora, por una parte, al art, 10.1 e) las permite sin acuerdo previo de la Junta si está relacionada con actuaciones de rehabilitación, regeneración o renovación urbanas. Pero, por otra parte, el artículo 10.3b, contrata que precisan autorización Administrativa sin determinar cuál es la Administración competente para autorizarlas, aunque se supone que la Ley hace referencia a la Administración local, ya que numerosa legislación autonómica y numerosas ordenanzas vienen ya exigiendo autorización municipal para estas actuaciones.

Fuera de estos supuestos, si un propietario quiere realizar alguna de estas actuaciones sobre los pisos o locales de su titularidad necesitará:

No obstante, si en los Estatutos de la Comunidad está ya recogida la posibilidad de segregar o dividir las viviendas no será necesario la aprobación de la Junta de propietarios. La comunidad podrá oponerse solamente si la segregación no se ajusta a lo establecido en los Estatutos o normativas urbanísticas, o perjudica a algún vecino o a los elementos comunes del inmueble.

Una vez realizado todo el proceso descrito arriba se debe proceder a la Redistribución de las cuotas.

La división de la vivienda supone una nueva estructura de los apartamentos resultantes que exige una redistribución de las cuotas a pagar en la comunidad. Generalmente, esta cuota se calcula en proporción a la superficie de la vivienda, por lo que, si esta cambia, hay que modificarla un trabajo que recae sobre el administrado de las fincas. Por cierto, el acuerdo por el que se autoriza esta modificación de la vivienda o sea el acuerdo que se presente a la junta de propietarios debe ilustrar con números los nuevos porcentajes

 

El proyecto de Obra

La reforma que se realiza para crear dos viviendas independientes es una obra que exige licencia de obra mayor, y aquí es donde entramos nosotros los arquitectos entramos en la acción ya que un arquitecto debe realizar el proyecto de obras para dividir la casa y que partir del 2007 tiene que cumplir con el Código Técnico de la Edificación, en cuanto a densidad de las viviendas, requisitos mínimos de habitabilidad etc. 

Obviamente las nuevas viviendas deberán tener entradas independientes a cada una de las viviendas, una superficie mínima, mejorar el aislamiento térmico y acústico entre las viviendas para cumplir con las nuevas exigencias del Código Técnico.

En cuanto al coste, depende de la envergadura de la obra, pero una inversión media para una reforma integral se sitúa en 1.000 y 450 euros el metro cuadrados según se trate de una reforma simple donde no necesite tocar los cuartos húmedos como baños y cocinas, o donde haya que demoler todo el interior.

 

Escriturar y registrar

Una vez concluidos todos los trámites que hemos explicados anteriormente ya podemos elevar a escritura pública las nuevas viviendas para acceder al Registro de la Propiedad. Ha de inscribirse en el Registro para que las partes resultantes de la división cuenten cada una con hoja registral propia y gocen de los efectos registrales y a pasar por caja ya que la escritura de división supone un hecho imponible del Impuesto de actos jurídicos documentados.

Como bien sabéis sin la escritura pública no se pueden inscribir las nuevas viviendas en el Registro de la Propiedad.

Es conveniente aclarar que la propia forma de la vivienda determina en gran parte como es más conveniente realizar la división; por ejemplo, si se trata de una casa independiente o de un piso que forme parte de un edificio.

En una vivienda individual aislada, la división puede ser: horizontal, dejando cada piso como una vivienda diferente, o vertical, llamada división horizontal tumbada, en la que se divide la finca de arriba abajo creando dos chalets apareados.

Finalmente, hay que pedir licencia de primera ocupación para que cada vivienda pueda tener su propio suministro de luz, agua y gas. La división de un piso puede hacerse dividiendo el espacio en dos viviendas o por segregación, cuando solo se separa una parte del piso como ya hemos comentado anteriormente.

Espero que este artículo haya sido de ayuda, pero si queda alguna no duden en realizar una consulta en el blog donde les responderé a la mayor brevedad posible.




Te puede interesar...

Escribir comentario

Comentarios: 0